- -
UPV
 

Jaiba azul

Investigadores de la UPV estudian un ejemplar de cangrejo gigante que podría amenazar a especies autóctonas como tellinas o peces

[ 14/07/2015 ]
Jaiba azul

Investigadores del campus de Gandia de la Universitat Politècnica de València (UPV) están estudiando el único ejemplar de jaiba azul -cangrejo exótico de grandes dimensiones- hallado por pescadores en la costa de la localidad.


Se trata de una especie depredadora, de color azulado, de la que se vienen encontrando ejemplares aislados desde hace año y medio en la costa mediterránea. A la Comunidad Valenciana llegó en octubre de 2014 y los investigadores consideran que, si no se controla su expansión, la jaiba azul podría suponer una amenaza para especies autóctonas de peces o moluscos como las tellinas.


Preocupación en El Palmar


Proveniente del Atlántico Occidental, la jaiba azul se está expandiendo por el resto del océano, además de por el Mar Mediterráneo. Las posibles grandes repercusiones biológicas y económicas de su reproducción en este último han llevado a Miguel Rodilla, director del Máster en Evaluación y Seguimiento Ambiental de Ecosistemas Marinos y Costeros del campus de Gandia y profesor del Grado en Ciencias Ambientales de la UPV, a trabajar en la localización de ejemplares durante los dos últimos años.


La búsqueda tuvo éxito en octubre de 2014, cuando los pescadores con quienes colabora le entregaron un ejemplar capturado y aún vivo. "La primera jaiba azul de la Comunidad Valenciana fue hallada en La Albufera en octubre de 2014. Posteriormente, se encontraron ejemplares en Guardamar del Segura y, en mayo de este año, se localizó la primera jaiba azul en Gandia", comenta Rodilla.


"En la actualidad", prosigue, "en la Albufera ya se han capturado una veintena de ejemplares y en la Comunidad de Pescadores del Palmar están muy preocupados, por lo que estamos colaborando con ellos".


Un ciclo vital corto, pero suficiente para convertirse en un depredador voraz


El investigador de la UPV explica que la jaiba azul vive, de media, alrededor de tres años: "Su ciclo vital es muy corto pero, durante ese tiempo, crece hasta alcanzar los veinte centímetros, lo que lo convierte un voraz depredador'".


Rodilla indica que esta especie "se alimenta de grandes cantidades de moluscos, como tellinas y almejas; además de huevos de sepia, medusas e incluso peces. Por ello, su expansión puede suponer un peligro para las especies autóctonas".


Por este motivo, el Instituto de Investigación para la Gestión Integrada de Zonas Costeras de la UPV en Gandia, que ya ha comunicado el hallazgo a la administración pública, está analizando los hábitos y las características de la jaiba azul.


Una especie comestible que ya se comercializa en Italia y Grecia


La visión positiva de la expansión de la jaiba azul por nuestras costas es que se trata de una especia comestible, si bien su único depredador es el ser humano. "En Italia y en Grecia, por ejemplo, ya se está pescando y comercializando", afirma Rodilla.


"Se trata", añade el investigador, "de un motivo más para conocer sus hábitos: por dónde se desplaza, se alimenta, etc. Sabemos, por ejemplo, que se reproduce en estuarios o masas de agua dulce costeras, como La Albufera, donde su control es crucial por el gran peligro que supondría para la biodiversidad de este entorno".


Se adapta a diversas condiciones de salinidad y es muy resistente a algunos contaminantes


Además, la jaiba azul "se adapta fácilmente a diferentes tipos de salinidad, es muy resistente a algunos contaminantes y puede vivir con concentraciones bajas de oxígeno", indica Rodilla, que señala que la especie "ya se ha expandido a las costas de Turquía, Grecia y el sur de Italia desde Sudamérica. Sus larvas viajan en las aguas de lastre y ahora que ha llegado a las costas valencianas, lo más probable es que se quede y se reproduzca".


La vigilancia de las aguas de lastre, fundamental


En opinión de Rodilla, es fundamental para el control de especies invasoras la vigilancia de las aguas de lastre, "que son las que el barco utiliza para equilibrar su línea de flotabilidad en función de la carga que transporta".


Durante su navegación, los barcos pasan por zonas de mar con diferente salinidad. Cuanto mayor es esta, el barco flota más y carga agua del mar, se encuentre donde se encuentre, para aumentar su peso. Por el contrario, cuando la salinidad disminuye, el barco suelta el agua de mar que transportaba para equilibrarse.


"De esta forma", concluye el científico del campus de Gandia de la UPV, "las larvas de una zona pasan a otra. Así llegó el mejillón cebra a nuestras costas, igual que otras especies invasoras de sistemas acuáticos. Por ello, los puertos deben establecer medidas de control del agua que llega, y la marina mercante debe ser consciente de los peligros de esta práctica".




Comparte esta noticia o conecta con la UPV en medios sociales

Bookmark and Share


Noticias destacadas


La UPV prepara una estrategia para electrificar las barcas de la Albufera La UPV prepara una estrategia para electrificar las barcas de la Albufera
El parque natural de la Albufera cuenta con cerca de mil barcas censadas, de pesca y paseo turístico, que trabajan una media de 300 días al año
GO_INNOLAND, una alternativa contra el abandono de tierras y la despoblación rural GO_INNOLAND, una alternativa contra el abandono de tierras y la despoblación rural
Un equipo de la UPV impulsa un proyecto de innovación social para la recuperación de parcelas bajo la fórmula cooperativa
El mejor equipo español de la historia El mejor equipo español de la historia
El FSUPV Team prosigue su ascenso imparable: segundo en Spielberg y Hockenheim, y vencedor en Montmeló
IMAS IMAS
Investigadores de la UPV, el CSIC y la UV participan en un proyecto para desarrollar un novedoso escáner PET de diagnóstico clínico
Cátedra UPV-ISTOBAL Cátedra UPV-ISTOBAL
7 estudiantes UPV brillan con luz propia en las Innovation Event Series de la multinacional española
Alumnado tutor Alumnado tutor
¿Necesitas ayuda? El alumnado tutor te acompaña, todos los días, durante tu primer curso en la universidad

EMAS upv