Breve descripción del Sol


El sol es una estrella que podría definirse como una inmensa bola de gas, ya que su radio alcanza los 695.500 km. Está constituida por una sucesión de capas cuyas temperaturas varían en función de la distancia respecto al centro. Por ejemplo, el núcleo incandescente supera los quince millones de grados, y la presión vale cien mil millones de veces la de la superficie de la Tierra.

El sol se comporta como si fuera un gigantesco reactor de fusión termonuclear. Desde hace 4.500 millones de años transforma el hidrógeno en helio, lo que produce una tremenda cantidad de energía en forma de luz y calor. Esta energía es llevada hacia el exterior gracias a...

La convección corresponde a un movimiento de mezcla de la materia:

  1. un volumen de gas caliente sube,
  2. se enfría, intercambiando su energía en las capas superficiales del sol antes de bajar nuevamente al interior.

Estos movimientos ocurren cuando la radiación no lleva con bastante eficiencia la energía hacia el exterior del sol. De hecho, cuando se inicia el proceso de convección hay un gradiente de temperaturas importante. Éste disminuye cerca de la parte visible, de tal manera que la convección pierde su eficiencia debido a que aparece una fina capa radiactiva, posibilitando la salida de fotones del sol.

La temperatura de la superficie del sol "sólo" es de 5800 K. El sentido común indicaría que esta temperatura debería seguir bajando a medida que el gas se expande en el espacio. Pero no sucede así, ya que a algunas decenas de miles de kilómetros del sol (dentro de la corona solar) la temperatura vuelve a subir hasta alcanzar los dos millones de grados.

Efectivamente, las dos temperaturas, la superficial y la de la corona, no son la misma cosa. Se trata de conceptos diferentes, ya que tanto la superficie como el interior del astro están hechos de materia ordinaria, es decir, de átomos compuestos de...

La corona, por el contrario, está formada de plasma, osea, de partículas libres no agrupadas en átomos de ningún elemento concreto.

El que la temperatura de la corona sea 350 veces más alta que la de la superficie ha planteado un problema, para el que los científicos no tienen una solución concreta. Las últimas investigaciones evocan a fenómenos magnéticos. De hecho, el sol posee un campo magnético casi dipolar como el de un barrote inmantado.

Pero modelizar el campo magnético solar así es simplificar demasiado el problema.

La fuente del magnetismo solar parece provenir de...

Esto tiene como base un proceso complejo (parecido a la dinamo de una bicicleta), que da lugar a la generación de un campo magnético debido a los movimientos de materia conductora .

La actividad del sol varía con un periodo de once años. El mínimo de esa actividad ha sido alcanzado en 1995.

Sin embargo, el caso del sol es mucho más complejo, ya que el magnetismo solar está formado de la superposición de diversos dipolos de tamaños diferentes. Además, esos campos forman arcos colosales cuyas bases pueden estar separadas por varias decenas de miles de kilómetros.

Esta imagen, obtenida en el rango de los UV, muestra un bucle de gas caliente atrapado por el campo magnético solar.

Podemos añadir que las manchas solares no son otra cosa que los puntos de unión de los arcos magnéticos. Estos puntos, menos calientes que el entorno, resaltan sobre el brillo del astro y son visibles directamente.

Los bucles magnéticos, imparables, suben, vibran, se retuercen y forman nudos transversales. A veces, después de ser sometido a torsiones, el bucle se romperá y liberará una "burbuja magnética" en la que el gas estaría encerrado. Además, parece que una reorganización del campo magnético siempre está ligada a una importante liberación de energía, especialmente en forma de calor.

Imagenes obtenidas de la revista Conocer ( Nº 176 - Septiembre 1997- Pag.- 15 )

Este hecho podría explicar el calentamiento de la corona solar

Volver a Sol