Historia y evolución

   Inmarsat, Organización Internacional de Satélites Marítimos, fue fundada con el objetivo de mejorar las comunicaciones marítimas, incrementando así la seguridad en el mar. Inmarsat opera con un sistema de comunicaciones vía satélite de cobertura mundial.
    La necesidad de desarrollar un sistema de comunicaciones vía satélite surgió debido a que las comunicaciones por radio estaban sujetas a las variaciones de las condiciones atmosféricas y a la  saturación del espectro radioeléctrico.  Esta mejora en las comunicaciones sólo fue posible a partir de la década de los 70, ya que la tecnología permitió que se lograra un gran avance en el desarrollo de los satélites.
    El sistema Marisat se alzó como el primero que permitía comunicaciones marítimas comerciales vía satélite.  Fue desarrollado por COMSAT, organización formada por un consorcio de empresas norteamericanas, y utilizaba uno de los satélites de la Marina de este país.
     En 1979 funcionaba el primer sistema de comunicaciones marítimas comerciales vía satélite de cobertura mundial, con un satélite sobre cada uno de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico.
    Al mismo tiempo en la Agencia Espacial Europea, ESA, se estaban desarrollando una serie de satélites experimentales orientados también a una mejora del servicio de comunicaciones marítimo,  los Marecs.  Estos satélites fueron redefinidos en algunos de sus parámetros para conseguir la compatibilidad con el sistema Marisat.
    Fue en la conferencia de 1976 cuando concluyó la Convención y el Acuerdo Operacional de Inmarsat.  La creación de Inmarsat ha sido, en todo momento, impulsada por la IMO (Organización Marítima Internacional).  Tanto la Convención como el Acuerdo entraron en vigor en julio de 1979, tras alcanzarse la firma por 26 estados, entre ellos España, una vez cubierto el  95% de las participaciones de inversión previstas.
    La organización está compuesta por tres órganos:
  1. La Asamblea de todos los Estados firmantes o Partes: cada parte tiene un voto.
  2. El Consejo de los Signatarios: un signatario es una entidad privada o pública de telecomunicaciones firmante.  Cuanto mayor aporte económico realice la empresa, le corresponde un voto de mayor peso.
  3. La Dirección General: es el organismo permanente de la gestión del sistema.
    El sistema Inmarsat es operativo desde el 1 de febrero de 1982.  Para poder ofertar un sistema de comunicaciones marítimas comerciales vía satélite de cobertura mundial en un plazo tan corto optó por una primera generación heterogénea de satélites alquilados (3 Marisat, 2 Marecs y 3 subsistemas MCS incorporados por los satélites Intelsat).
    Actualmente Inmarsat está formada por 84 países, el último en ingresar fue Kenia, y no sólo presta sus servicios a la comunidad marítima sino que también ofrece aplicaciones aeronáuticas y telefonía móvil terrestre en regiones aisladas.

Cobertura y satélites

    El sistema Inmarsat utiliza una constelación de cuatro satélites operativos, y al menos uno de reserva, que nos proporcionan cobertura mundial (excepto los cascos polares). Para poder ofrecer esta cobertura, los satélites de órbita geoestacionaria han sido distribuidos sobre los océanos de la siguiente forma:
  1. Atlántico, que se divide a su vez en dos regiones:

  2.     -Atlántico este (AOR-E)
        -Atlántico oeste (AOR-W)
  1. Índico (IOR)
  2. Pacífico (POR)

  3.  

    La primera generación de satélites utilizados por Inmarsat estaba formada por un conjunto heterogéneo de satélites alquilados.  Concretamente, se utilizaron 2 satélites a través de COMSAT que trabajaban en el sistema Marisat, 2 satélites MARECS proporcionados por la ESA y 3 satélites de Intelsat con subsistemas MCS.
 
 
Modelo (activo/reserva)
Capacidad (enlaces bidir simultáneos)
Cobertura
Órbita
Marecs B2 / MCS-B (Intelsat V)
50 / 30
Atlántico
26º W / 18.5ºW
MCS-A (Intelsat V) / Marisat F2
30 / 10
Índico
63º E / 66º E
MCS-D (Intelsat V) / Marecs A
30 / 50
Pacífico
180º E /178º E
 
Satélite MARECS

    Entre 1990 y 1992 fueron enviados los 4 primeros satélites específicos  de Inmarsat , la generación de los Inmarsat-2.  Cada uno de estos satélites tenía una capacidad equivalente de 250 circuitos simultáneos de voz del estándar Inmarsat-A.  Los Inmarsat-2 han sido fabricados por un consorcio liderado por British Aerospace.  Los Inmarsat-2 son satélites estabilizados en tres ejes basados en la plataforma Eurostar de Matra Marconi Space.  El tiempo de vida estimado del diseño es de 10 años y cada satélite pesa 1.300 kg en el momento del lanzamiento, reduciéndose a 800 kg de peso en la entrada a la órbita.  La potencia desarrollada máxima por los paneles solares es de 1200 W.  El equipo de comunicaciones está compuesto por dos transpondedores que soportan los enlaces satélite-móvil en la banda L (1.6GHz en enlace ascendente, 1.5GHz en el enlace descendente) y los enlaces satélite-estación terrena (alimentador) en la banda C (6.4GHz en el ascendente, 3.6GHz en el descendente).  La EIRP (Effective L-band  Isotropic Radiated Power) es de 39 dBW.  Cada satélite ofrece cobertura aproximadamente a un tercio de la superficie terrestre.
 
Satélite
Día lanzamiento
Modelo
Masa (kg)
Lugar lanzamiento
Vehículo de lanzamiento
Órbita
F1
30 octubre  1990
Eurostar 1000
1385
Cabo Cañaveral
Delta 6925
 64.5º E
F2
8 marzo  1991
Eurostar 1000
1385
Cabo Cañaveral
Delta 6925
15.5º W
F3
16 diciembre  1991
Eurostar 1000
1310
Kourou
Ariane 44L
178º E
F4
15 abril 1992
Eurostar 1000
1385
Kourou
Ariane 44L
55º W


Satélite Inmarsat-2

    La tercera y última generación de satélites, Inmarsat-3,  forma una constelación de 4 satélites más uno de reserva.  Cada uno de estos satélites tiene una capacidad equivalente, en circuitos de voz simultáneos, ocho veces superior a la de los Inmarsat-2.  El desarrollo de los Inmarsat-3 ha sido liderado por Lockheed Martin Corporation y el desarrollo de los equipos de comunicaciones por Matra Marconi Space.  La potencia desarrollada por los paneles solares es de 2800 W.  El equipo de comunicaciones en los Inmarsat-3 incluye también un transpondedor de navegación que ha sido diseñado para mejorar tanto la precisión como la disponibilidad e integridad de los sistemas de navegación vía satélite Glonass y del sistema GPS.  La EIRP de los Inmarsat-3 puede alcanzar los 48 dBW en la banda L, ocho veces superior a Inmarsat-2.
 

 La red Inmarsat

    La red Inmarsat está formada por un conjunto de "subredes", cada una de las cuales corresponde a un estándar.  Desde el punto de vista de la arquitectura de la red son todas iguales, por lo que se realiza la descripción de forma general.
Cada "subred" está dividida, a su vez, en cuatro regiones oceánicas.  Para cada región se dispone de los siguientes elementos:
  1. Los satélites
  2. La NCS (network coordination station)
  3. Las LES (land earth station)
  4. Las MES (mobile earth station) o terminales
    En cada región oceánica existe un satélite activo y normalmente tenemos otro de reserva.  En la siguiente tabla queda resumida la posición de los satélites operativos  y de reserva en la actualidad (Febrero 98):
 
 
AOR-E
AOR-W
IOR
POR
Operativos
Inmarsat-3 F2
Inmarsat-2 F4 
Inmarsat-3 F4 
Inmarsat-3 F1
Inmarsat-3 F3 
Reserva
--
Inmarsat-2 F2
Inmarsat-2 F3 
Inmarsat-2 F1 

    Como la división en regiones oceánicas es la misma para todas las subredes, los satélites ubicados en cada región proveen de servicios a todas ellas.

    La NCS se encarga de la gestión de la subred y tiene asociadas muchas funciones específicas, tales como la asignación de canales de satélite en cada llamada, la liberalización de los propios canales, el mantenimiento de las bases de datos de terminales autorizados, étc.

    La LES sirven de acceso a las redes fijas (RPTC, red Télex, étc.).  Se observa que en cada región hay más de una, lo que permite al usuario (propietario de un terminal) escoger libremente entre las de la región oceánica en cuestión.

      Se han descrito de manera muy breve los elementos de la red Inmarsat, explicando sólo aquellos que intervienen directamente en la comunicación.  No se debe olvidar que existen una serie de elementos de control de los satélites para las operaciones de monitorización que garantizan su correcto funcionamiento, es decir, por un lado las estaciones de Seguimiento, Telemedida y Telemando y por otro, el Centro de Control de Satélites.
 
 

Servicios de Inmarsat

    Inmarsat ofrece un amplio rango de servicios que incluye teléfono, fax, telex y datos.
    La telefonía es automática de la embarcación a tierra y se realiza de la misma forma que una llamada internacional, una vez elegida la LES deseada.  En el sentido tierra a embarcación se marca un código internacional de acceso, seguido del correspondiente a la región oceánica donde se supone que está la embarcación y del número de identificación del mismo.  Desde algunos países este servicio se realiza a través de operadora.
    El servicio de télex es totalmente automático con toda la red internacional.
    Aprovechando los canales telefónicos y con terminales adecuados, es posible el servicio de fax.
    Actualmente el uso de la transmisión de datos está creciendo de forma importante por parte de los operadores de comunicaciones de barcos, yates, torres de perforación,... debido a la necesidad de contacto sistemático con tierra firme.  Algunas de estas nuevas funciones son:
  1. Gestión de las embarcaciones.  Los operadores de comunicaciones de cada flota utilizan Inmarsat-A/B para monitorizar el inventario, acceder al servicio de información de meteorología y adaptar las rutas, gestionar los archivos del personal como por ejemplo las nóminas,étc...  Este servicio permite a las embarcaciones cumplir con la normativa del ISM   (International Safety Management).
  2. Transmisión de imágenes y vídeo.  En horas de poco tráfico se envía TV comprimida, codificada y digitalizada hacia embarcaciones que disponen del equipo de recepción adecuado.  Las empresas proveedoras ofertan este servicio con tasas muy elevadas de transmisión vía Inmarsat-A/B.  El servicio HSD (high speed data) permite a los pasajeros de embarcaciones que realizan trayectos transoceánicos participar en videoconferencias.  También es útil para transmitir información sobre movimientos sísmicos.  Por último, pero no menos importante, permite asistencia técnica por parte de ingenieros de tierra firme en el caso de que fuera necesario.
  3. Intercambio de datos electrónico, EDI (electronic data interchange). El servicio EDI es utilizado para la entrega de documentos en las estaciones aduaneras vía Inmarsat-A/B antes de la llegada de la embarcación.  Este servicio agiliza los trámites en las aduanas permitiendo a las embarcaciones reanudar su viaje más rápidamente.
  4. Informes sobre posición y otros datos.  Inmarsat-C soporta la transmisión de datos tales como la posición, ruta, velocidad, reserva y consumo de combustible de las embarcaciones cada cierto intervalo de tiempo preestablecido.  El hecho de que sea Inmarsat-C el que provea este servicio se debe, sobre todo, a que es capaz de integrarse con un amplio grupo de sistemas de navegación tales como GPS o Glonass.  Este servicio es de gran utilidad para las propias navieras y para los servicios de rescate.
  5. Correo electrónico.  Todos los estándares de Inmarsat soportan este servicio en las comunicaciones marítimas.  Inmarsat es capaz de establecer conexión con X.400, X.25 e Internet y de permitir el establecimiento de redes WAN (wide area network) para usuarios remotos.
  6. Cabinas telefónicas (payphones).  Cualquier persona a bordo puede tener acceso a los servicios de Inmarsat a través de unos teléfonos en los que se paga con tarjetas de crédito.
  7. Correcciones de la carta de navegación electrónica.  La actualización periódica de las cartas de navegación electrónicas permite un incremento muy significativo de la seguridad en el mar.
    También se ofrecen servicios de llamada de grupo o EGC (enhanced group calls ) en los que es posible enviar información desde tierra a todas las embarcaciones de una zona, de una nacionalidad o de una flota.  Los terminales de las embarcaciones deben ser programados para recibir este servicio. Una cabecera especial se añade al texto para indicar el grupo determinado de usuarios o el área geográfica que va a recibir el mensaje.  Existen dos tipos:     La radiodifusión por canal telefónico es otro servicio dirigido a grupos de embarcaciones.  Este servicio sólo está disponible si se utilizan procedimientos específicos para completar el margen de las frecuencias bajas (50 a 300 Hz) y se mejora la audición.
   Las comunicaciones de socorro, urgencia y seguridad marítimas tienen prioridad absoluta y máxima fiabilidad, siendo considerados aspectos clave del sistema Inmarsat.  Los equipos del barco tienen un botón de "pánico", que cuando se pulsa realiza una transmisión de un mensaje de SOS, incluyendo la identificación del barco y su posición, que llega al centro de coordinación de rescate a través de la LES enlazada.
 

La seguridad marítima

    Hasta hace sólo unos años, según los requisitos obligatorios del Convenio de la Seguridad de la Vida en el Mar (SOLAS), todos los barcos de más de 300 t  requerían radiotelefonía en 2.182 MHz (onda corta) y en 156.8 MHz (VHF), y los buques de más de 1600 t  debían contar además con radiotelegrafía Morse en 500 kHz (onda media).  Este equipo mínimo de socorro tenía limitaciones de alcance por lo que sólo era realmente útil en la comunicación con otros barcos de la misma zona.
    En la actualidad, el desarrollo de la tecnología ha impuesto la necesidad de una modernización en las exigencias mínimas.  La IMO propuso un sistema sustitutivo llamado Sistema Mundial de Socorro y Seguridad Marítimos, GMDSS.
    Este nuevo sistema se basa en la máxima automatización y sencillez de operación, y pone especial énfasis en las comunicaciones embarcación-costa, responsabilizando a las autoridades costeras de la coordinación en el rescate.  En el año 1999 será obligatorio contar con el nuevo equipo en todos los barcos de pasajeros  y los que superen las 300 t  y en el 2001 en el resto de embarcaciones.
Los terminales de Inmarsat en las embarcaciones implicadas en alertas o accidentes en el mar son utilizados tanto para la comunicación con las embarcaciones cercanas como para la comunicación con el Centro de Coordinación y Rescate, RCC.  Para estos casos de emergencia existen una serie de códigos de dos cifras que agilizan en gran medida la comunicación barco-costa para una serie de funciones específicas.  Exactamente existen 6 códigos que permiten una comunicación instantánea con la RCC, oficina de información meteorológica, centro de control del tráfico marítimo o centros médicos.
    El equipo mínimo dependerá de las áreas en que navegue cada embarcación.  Se han delimitado cuatro zonas:
  1. Zona A1: dentro del alcance de las CES en VHF.
  2. Zona A2: dentro del alcance de las CES en onda media excepto zona A1.
  3. Zona A3: cobertura de los satélites geoestacionarios excepto zonas A1 y A2.
  4. Zona A4: área fuera de A1, A2 y A3, es decir, regiones polares.

El futuro de Inmarsat

1. Privatización de Inmarsat

    En la reunión del 24 de septiembre de 1998 en Rodas (Grecia), la Asamblea de los Estados firmantes acordó por consenso que el 1 de abril de 1999 la organización internacional Inmarsat se convertirá en una sociedad limitada.
    La nueva estructura estará formada por dos entidades:
  1. Una sociedad limitada que tardará aproximadamente dos años en formarse completamente y que solicitará una inversión inicial de dinero público.
  2. Un órgano intergubernamental que asegurará que Inmarsat ofrece unos servicios públicos mínimos, incluyendo GMDSS.
    La nueva compañía seguirá teniendo su sede en Londres y estará dirigida por 15 personas integradas en un Cuerpo de Directores, de los cuales habrá  un director ejecutivo jefe y 14 directores no ejecutivos.  Este Cuerpo de Directores será fiduciario, es decir, estará bajo la protección de las Naciones Unidas.
    Este hecho convertirá a Inmarsat en la primera organización intergubernamental que se autoprivatiza.

2. Nuevas perspectivas de Inmarsat

    Inmarsat apuesta por un nuevo milenio en el que todos podamos observar el verdadero potencial de las comunicaciones vía satélite.  Los datos obtenidos a partir una serie de encuestas recientes arrojan  que en el 2005 el mercado mundial de comunicaciones móviles vía satélite estará valorado en unos 20 billones de dólares en su totalidad, superando en más de 10 veces su valor actual.  En la actualidad, Inmarsat es responsable de un negocio valorado en un billón de dólares.
    Uno de los objetivos principales que Inmarsat sigue manteniendo es el de reducir tanto en coste como en tamaño sus terminales.  La persecución y obtención constante de este objetivo es uno de los secretos del éxito de esta organización internacional.
    Inmarsat está actualmente inmersa en un plan estratégico establecido en 1997 que orienta sus actividades y revisa sus objetivos durante un intervalo de 5 años.  Este plan estratégico está basado en cuatro objetivos principales:
  1. Reforzar de manera continuada su posición en el mercado marítimo y aeronáutico.
  2. Mejorar el rendimiento de los Inmarsat-2 e Inmarsat-3 para poder ofertar una gama más amplia de servicios con el fin de ampliar su mercado.
  3. Aumentar su número de canales de distribución.
  4. Obtener una mayor presencia en los mercados regionales de latinoamérica, África, el sudeste de Asia, China y los países costeros del Pacífico, así como ofrecer un servicio eficiente de comunicaciones en las comunidades rurales y aisladas.
    Las comunicaciones vía Inmarsat cubren una amplia gama de necesidades tanto en la industria (petrolífera, minera,...étc) como en la agricultura.  Las cabinas telefónicas ( payphones ) de Inmarsat están siendo actualmente utilizadas en comunidades aisladas.  El éxito de este servicio reside en el hecho de que estas cabinas se utilizan de la misma forma que las cabinas telefónicas convencionales.  En esta línea, Inmarsat está desarrollando una nueva versión de Inmarsat Mini-m con una antena mayor que permita comunicaciones a bajo coste en estas regiones.  Este nueva versión de Inmarsat Mini-m está dentro de una serie de proyectos piloto cuyo objetivo es facilitar la incorporación de las telecomunicaciones en las regiones rurales y aisladas.
    La ampliación de servicios ofrecidos por Inmarsat se puede dividir en tres grandes objetivos.  El primero de ellos es el desarrollo de una nueva generación de servicios.  Actualizar continuamente sus productos actuales para adaptarlos a las nuevas necesidades que surgen es el segundo objetivo. La definición clara y concisa de los objetivos de la nueva generación de servicios está permitiendo los reajustes en los Inmarsat-2 e Inmarsat-3 para que estos sean operativos en el 2001 o 2002, proveyendo una amplia gama de servicios multimedia. Por último, actuar como mayorista de estos servicios a través de ICO.
    Inmarsat ha empezado a anticiparse a las necesidades del próximo milenio en el marco de las comunicaciones vía satélite.  El futuro de las comunicaciones pasa irremediablemente por Internet e Inmarsat está reajustando ya sus productos para hacer posible esta conexión vía satélite y conseguir ser líderes en el mercado.

  3. Inmarsat e ICO

    La formación de ICO es la culminación del Proyecto 21 de Inmarsat (Inmarsat-P), una iniciativa emprendida en septiembre de 1991. El objetivo principal de Proyecto 21 era la implementación de un servicio global de telefonía cuyos terminales fueran tamaño bolsillo, a través de enlaces vía satélite.
    Sin embargo, este proyecto no ha sido llevado a cabo a través del propio sistema Inmarsat (satélites, estaciones terrenas,...), sino que fue creada una empresa nueva para que diera el servicio. Así pues, en enero de 1995 se creó en Londres la ICO Global Communications, financiada por Inmarsat y por proveedores y fabricantes de productos de telecomunicaciones de 47 países distintos. Todos juntos llevan ya una inversión de 2.1 billones de dólares.
    Inmarsat es el mayor accionista de ICO. Gracias a esto 2 de los 15 directivos de ICO son miembros de Inmarsat y el director ejecutivo de ICO es Olof Lundberg, director general de Inmarsat.
    Actualmente Hughes Spaces está fabricando los satélites. El primer servicio de ICO está previsto para el año 2000 y proveer un servicio de telefonía fax, datos y mensajería, ser completamente compatible con la telefonía terrestre celular y por tanto, extender los beneficios de la comunicación móvil personal mundial.

El sistema.
    Consta de 12 satélites (10 operacionales y 2 de reserva) localizados a una altura de 10.335 km y en dos órbitas circulares en planos inclinados 45º  respecto al ecuador.
    Los satélites están comunicados con una red terrestre (la ICO-NET) a través de 12 nodos de acceso al satélite (SAN), localizados estratégicamente alrededor del mundo. Cada SAN comprende una estación terrena, múltiples antenas para comunicación con los satélites, equipos de conmutación y bases de datos. Los SAN e ICO-NET se encargarán de que la ruta escogida para cada llamada sea aquella que ofrezca la mejor calidad. A través de puertas (gateways), ICO-NET estará conectada con las redes públicas nacionales de telefonía fija y celular.
    El sistema ha sido diseñado para dar una cobertura total sobre la Tierra y para optimizar la diversidad de caminos (path diversity). Esto último significa que si el enlace terminal-satélite se ve atenuado de repente por la presencia de un obstáculo (por ejemplo un edificio o una montaña), el sistema tendrá mecanismos para establecer la misma comunicación sobre otro satélite, que dispondrá de un mayor ángulo de elevación.

El terminal.
    Los terminales de usuario son portátiles que incorporan dos modos, uno celular y otro satélite. El modo celular puede utilizar el estándar GSM, D-AMPS o cualquier otro.
    El modo de funcionamiento podrá ser elegido para el control del usuario, pero queda sometido a la disponibilidad del sistema y a las preferencias que se hayan establecido.

El mercado.
    Inmarsat ofrece servicios de ICO en los siguientes mercados:

    Se prevee captar muchos usuarios de la telefonía celular que desempeñen sus tareas viajando mucho o en lugares donde el acceso a teléfono celular sea imposible.
 
Página de presentaciónIr al principio de IntroducciónEstándares