Versiones de

Derive


Derive ha tenido varias versiones desde que empezó (hacia 1989) hasta ahora, como todos los programas.

En 1990 empezó a distribuirse la versión 1, en inglés (está hecho en Hawaii). Las pequeñas mejoras se distinguían por los "decimales" de la versión. Por ejemplo, la v. 1.61 representaba alguna mejora respecto de la 1.60.

Con manual diferente, siguieron la versión 2., la 2.5x y la versión 3 (a la que corresponde el último manual publicado de esta modalidad para MS-DOS). A partir de la versión 3 ya fue posible personalizar el menú de órdenes. Con la versión 3.14 se distribuyó comercialmente la primera versión en Español:

Las versiones 4.xx para MS-DOS fueron coexistentes con las correspondientes para Windows, es decir, el primer Derive for Windows se correspondía con la versión 4 del programa para MS-DOS, que aún existía…

Cuando los ordenadores empezaron a crecer en memoria (RAM) ocurría que muchos programas no eran capaces de usar más que los primeros 640 Kb. El resto (la llamada “memoria extendida”) estaba, pero no servía… Durante algún tiempo hubo “dos” Derives: El “normal” y el “XM”, que sí era capaz de usar esa memoria extendida (y, por tanto, era más rápido y potente en ordenadores con más memoria que 640 Kb). Con la versión 4.04 unificó los anteriores Derive "Classic" y DERIVE-XM. Sí 640 Kb de memoria RAM, efectivamente, no es una errata… Por entonces la memoria se medía en “Kb”, luego fue en Mb y ahora en Gb…

Las últimas versiones de Derive 4 que se distribuyeron fueron las 4.11, tanto para MS-DOS como para Windows.

Derive 4  para MS-DOS no era más que la anterior versión 3 con algunas pequeñas mejoras. Conservaba la posibilidad de correr en cualquier ordenador compatible con no menos de 512 Kb. de RAM y sin necesidad de disponer de disco duro.

Derive 4  para Windows se tradujo al español de una forma muy completa y oficial: El "manual", el programa, etc. Era capaz de correr bajo Windows 3.x, aunque era un programa de 32 bits. Es el precedente inmediato del actual.



 

La versión del programa para el principio del siglo XXI fue Derive 5.

Representa la consolidación de la modalidad de Windows (ya no se distribuye para Ms-DOS, pues por entonces ya desaparecía casi totalmente ese sistema operativo o se enmascaraba en Windows).

Mostrando algunas diferencias con respecto de su predecesor Derive para Windows, podemos comprobar su gran parecido con el actual y definitivo Derive 6:

La ventana de Álgebra lleva incorporado una especie de procesador de texto, de modo que se pueden insertar "objetos de texto" con el formato que se desee. Además, se pueden insertar objetos OLE (procedentes de otras aplicaciones de Windows) o, incluso, gráficas hechas por el propio Derive. En ese caso, quedan como congeladas de manera que haciendo doble clic se abre la ventana gráfica correspondiente tal como se generó la gráfica. Para mayor calidad, se puede pegar la gráfica.

 

Gráficas 3d

Las gráficas 3d se mejoraron de forma espectacular. Por fin se podían representar varias gráficas superpuestas; se giran en tiempo real; es posible "trazarlas", es decir, ir obteniendo puntos; es posible representar puntos y poligonales, además de que se pueden representar curvas y superficies en forma paramétrica y en coordenadas polares y en cilíndricas...

Varios

La mejora en las funciones de programación es tan notable... que sólo aparece documentada en la ayuda, no en el “manual”. Se añadió la capacidad para sombrear desigualdades en 2D (por ejemplo, si se representa la expresión x^2+y^2<=4 se obtiene un círculo sombreado). Se mejoró la capacidad de resolución de ecuaciones, inecuaciones y sistemas de ambos. En particular, Derive ya es capaz de resolver sistemas de ecuaciones polinómicas (no sólo lineales).

 

 


Derive 6

 

En Enero de 2004 apareció la versión en español de Derive 6. La versión 6.1 funciona también bajo Windows 98 (pues inicialmente esta versión sólo corría con Windows XP o Windows 2000). Hacia finales de aquel año aparece la última versión, 6.10.  Derive 6 tiene varias novedades notables:

Estas dos características tienen muchas implicaciones didácticas. Es curioso ver, por ejemplo, las "fórmulas" que maneja el programa para realizar determinados cálculos.

Y más ventajas, muchas más, en las capacidades de las funciones del programa, que se consolida, se hace robusto. El aspecto externo no difiere mucho de su predecesor, de modo que los usuarios de Derive 5 no tienen ningún problema de adaptación, pero enseguida se nota que estamos ante el final de un instrumento desarrollado durante más de quince años y que iba a llegar a su fin.

 


Derive en español

Desde aquellas versiones para MS-DOS, Derive se distribuye en Español (y en muchos otros idiomas, incluyendo por supuesto el alemán, francés, italiano, holandés, etc.). La traducción del programa incluye la ayuda, las órdenes y los mensajes, así como el "manual" (que en realidad es un libro de ejercicios que va recorriendo las distintas posibilidades del programa). Algunas cosas son intraducibles, como, por ejemplo, los nombres de las funciones (así, la función seno se abrevia SIN, su habitual abreviatura en inglés) y las "variables del sistema" (que controlan el funcionamiento del programa).


Y se acabó, porque en 2007 se dio por terminado el desarrollo de Derive. Texas Instruments, la compañía que adquirió los derechos del mismo para fortuna de sus creadores, decidió dejar de desarrollarlo. La idea era promocionar otro “software” que fuese idéntico a su nueva calculadora TI_NSPIRE… Intereses comerciales, seguramente poco afortunados en algunos países con escasa penetración de las calculadoras, como es el caso de España.

Pero, en todo caso, lo que se murió fue el desarrollo, no el programa en sí que es (y seguirá siendo durante muchos años) un excelente instrumento justo para lo que fue pensado desde el principio. Y claro que hay otros programas de cálculo simbólico “vivos”, pero son mucho más complicados (y caros) de modo que Derive 6 sigue sin tener un verdadero sustituto o competidor. Por el contrario, sigue siendo ese primer escalón para esos mismos programas más complicados (y caros) y ofrece (sobre todo a los estudiantes) una gran facilidad de manejo y una potencia más que suficiente.

Mientras tanto, las “nuevas tecnologías” dejaron de ser nuevas. Las emociones que provocaba la novedad del principio (y que motivaron la misma constitución de esta Asociación) han dejado paso a una incorporación de estos instrumentos de forma natural y lógica, aunque, como cabía esperar, no se han eliminado las resistencias absurdas (demasiado frecuentes en el ámbito educativo) que sólo se justifican por quienes en el fondo desprecian la enseñanza o hablan de ella desde la más flagrante ignorancia. Pues eso.